16 noviembre 2012

Tejiendo con metal


Estos días no he parado de trabajar, las ideas me salen por las orejas y me persiguen hasta en sueños, así que me duermo por las esquinas. La cabeza me echa humo, las articulaciones de los dedos me molestan...,  no podría ser más feliz!!

Esto es un experimento en el que he estado trabajando. Son unas sencillas hojas caladas, tejidas con hilo de plata de 0,3mm y agujas de 3mm. Las he decorado con unas rocallas de un color blanco tornasolado. Cuando las termine serán un juego de colgante y pendientes, y se me ocurre que pueden quedar muy bien como collar, pero aún tengo que pensarlo un poco :)

4 comentarios:

Lía dijo...

Son preciosas Pilar! Cierto es que, a veces, una pilla tal "obsesión" que se plantea tejer con los materiales más insospechados...a veces incluso resulta ; P

R.M dijo...

Te han quedado preciosas. Mi hermana pequeña practico con este método e hizo creo recordar que pulseras. Por cierto, si te sirve de consuelo, yo me emperré en hilar y tejer con el pelo de nuestro perro de aguas... jeje

Carmen Mari dijo...

Van a quedar ideales. Preciosos. Ya nos lo enseñaras acabados.

micoses dijo...

Tiene muy muy buena pinta!!!