26 agosto 2012

Aprendiendo a tejer

(c) Pilar R. Méndez. "La Mamma y yo"
En respuesta a las preguntas de ciertas personas que creen que ya nací así de adulta y sabia, y en ampliación de este mini post de aquí, os contaré la azarosa historia de las circunstancias por las cuales tuve en mis manos unas agujas de punto en las manos por primera vez en mi vida.

No te creas que fue para tejer con ellas. Jugaba a mosqueteros con mi hermana y solo teníamos una espada de plástico, que se adjudicó ella por el simple método de llegar antes que yo al cajón de los juguetes. Y claro, mosquetera sin espada es mosquetera muerta. Así que corrí por la casa buscando un arma con la que responder a los molestos ataques de una mocosa de cuatro añitos y una mala baba tremenda.

Tropecé con la cesta de la labor de mi abuela, y al ver sus agujas sobresalir de la misma agarré una de ellas y di un fuerte tirón para liberarla de su encierro, en plan Excalibur vaya. Recuerdo que grité algo del estilo de "¡Ajájá villana, me las vais a pagar!" Y no escuché a mi abuela que gritaba algo así como "¡Pilar, suelta eso consio!", pues mi abuela era una señora muy digna que nunca decía palabrotas, y cuando lo hacía las disfrazaba.

Y claro, me castigó sin ver tele y a poner todos los puntos de nuevo en las agujas porque saqué la labor de ellas..., y también porque amenacé a mi hermanita pequeña con un objeto punzante, aunque nunca supe cual de las dos fue la afrenta más grave. Ella se tomaba su labor muy en serio, y solo años más tarde supe porqué.

Pronto quise aprender a tejer, más que nada porque así tendría permiso para usar las agujas para otros menesteres con la excusa de tejer con ellas. Pronto me aburrí de querer pinchar a mi hermana y empecé a dedicarle más tiempo a las agujas, concretamente a hacer algo productivo con ellas. Esto cabreó notoriamente a la peque, que no podía creerse que prefiriera sentarme con la abuela a deshacer entuertos espada en mano.

Mi madre fue la encargada de enseñarme ganchillo, y si bien  nunca me gustó tanto como tejer con el tiempo se ganó un lugar importante en mi corazón, y en mi cesta de las labores. A veces nos sentamos juntas a tejer y se parte de risa cuando le enseño el tamaño de las agujas que se fabrican ahora. Le encanta trabajar con la aguja de ganchillo de 15mm, y no se cree que la gente compre en tiendas las pelotas de tela con las que hacía traperas de niña. Me gusta poder compartir con ella estas cosas :)


16 comentarios:

Belen dijo...

mi abuela tejía pero nunca le preste atención, y ahora me arrepiento!
aprendi a tejer mas tarde...

Eugeac dijo...

Yo también aprendía a tejer con mi abuela, solo triangulitos hacía. Comenzaba con diez puntos y a las cuatro o cinco vueltas terminaba con quince. Así que tenía que deshacer y volver a empezar.

juc dijo...


Hola me llamo Juan y me gustaría compartir mi nueva página web con vosotros, se llama www.lanasurbano.com

Un saludo y espero que guste, gracias.

Juan

juc dijo...

www.lanasurbano.com

Lisa Risager dijo...

:-)

albis dijo...

Qué historia tan bonita!

En mi familia mis abuelas hacían ganchillo las dos, aunque nunca me interesó mucho. Una de ellas consiguió enseñarme un verano e hice algunas cositas, luego lo dejé pero ya de adulta todavía me acordaba de algunos puntos y me sirvió para re-aprender. Tengo otra tía que es una crack del encaje de bolillos y está deseando enseñarme, pero yo no quiero meterme en más fregaos!

Lídia de Portaldelabores.com dijo...

Hola Pilar, curiosa historia. Si es que todas tenemos un pasado tejeril, jejeje. Mis recuerdos con las agujas y las lanas son muchos, desde mi abuela materna, hasta una tía de mi padre que me hacía ovillar cada vez que la visitaba, mi madre y desde hace diecisiete años mi suegra. Es un placer y un honor para mi continuar con la tradición y transmitirla a mis hijos. Un beso guapa.

SAMSARA33Y22 dijo...

Jejeje, me imagino la escena y me parto de la risa!!! Pobre yaya la tuya, la pobre mujer tejiendo y tú vas y la lias es un momento!!!. Espero poder enseñar a mis hijos a tejer cuando sean más mayorcillos, ahora mismo utilizarían las agujas para lo mismo que tú y tu hermana,jeje, para tener que acudir a urgencias!!.
Un abrazote guapa. ;-)

Amaia dijo...

os imagino en acción!
a mi me enseño la mujer que cuidaba mi ama. En casa no lo he visto, mi amdre con la vista mal no hacia punto. y mi tia me enseño a tejer calcetines.
el ganchillo me lo enseño una amiga.
ahora me quiero adentrar en el mundo del hilado y quizas bolillos,..
con tiempo os contare...
besotes

Laia dijo...

Me encanta ésta história :)

maya dijo...

Como me gusta tu historia... yo aprendi ganchillo y punto de mi madre y ella a su vez de la suya.
Ahora intento enseñar a la sobrina. Pero me pilla un pelin lejos.

Inés Solé dijo...

¡Qué entrada más bonita! en mi casa nunca fueron mucho de tejer, mis primas algo hacían y aunque de pequeña me hubiera gustado aprender, no pasé de hacer un "cuadradito" a punto bobo que no sé por qué siempre terminaba cogiendo puntos de donde no era y me salía una especie de mini pañoleta...jejeje No volví a coger una agujas hasta que hace dos años una amiga se mudó a Bilbao y yo quise regalarle una bufanda y tras esa bufanda, que me supo a poco, empecé a curiosear por internet buscando tutoriales y patrones. Ayer empecé mis primeros calcetines,tenía las agujas y la lana desde hace un año, pero no me había atrevido hasta ayer...¡a ver cómo termina esta aventura!
Ahora que ando en tierras gallegas estoy por aprender a hacer encaje de bolillos jajajaja pero bueno, poco a poco, primero tengo que llenar de calcetines a mi familia estas navidades jajajaja
Me habría encantado que alguien "en persona" me enseñara a tejer, pero gracias a gente como tú y a muchos otros blogs no me he sentido sola en mi aprendizaje :)

Mi planeta de hilitos y lanas dijo...

Bonita historia :-)
A mí también me enseñó a tejer mi abuela. Tiene unas manos estupendas para las labores (ahora ya, por la vista no puede, pero me mira a mí jeje). Siempre ha hecho de todo: ganchillo, punto, costura, punto de cruz...
De pequeña siempre iba vestida por ella y todo a conjunto :-D

laura dijo...

Bonita historia!

Fieltropiezos dijo...

Yo nunca aprendí a tejer :(
Me encantan tus cositas, sobre todo esas manoplas rojas, son geniales!!

A partir de ahora te seguiré de cerca, un abrazo!


http://www.facebook.com/Fieltr0piezos

Ammortus dijo...

Hola Pilar! me encanta saber un poco más de tí! Todas llegamos al tejido por diferentes caminos!
Yo soy pésima con el ganchillo!! pero creo que se debe a que de niña solo hacía con el vestiditos crochet para mis muñecas Barbie! fuí una empírica y nunca puede aprender!
En fin, si alguien me hubiera dicho que tenía una esperanza de aprender a tejer en dos agujas a los 10 años jamás lo hubiera creído.
Un abrazo desde Costa Rica!