09 marzo 2012

Dándole al ganchillo

© Pilar R. Méndez

 © Pilar R. Méndez
© Pilar R. Méndez

Últimamente no paro, en general. Entre los cursos en la tienda, los grupos privados a los que doy clases semanalmente y la web no me queda tiempo para gran cosa. Pero he vuelto al ganchillo, ya ven. En parte animada por las peticiones de mis alumnas, en parte por un deseo de aprender técnicas nuevas, lo cierto es que últimamente mi cesta de agujas de punto suelen haber una o varias labores de ganchillo. No sigo patrones concretos, aprendí hace tanto tiempo que solo tengo que ver la pieza para saber como improvisarla. Y cuando sigo algún patrón siempre acabo cambiandole algo, así que estamos en las mismas.

Me pasa lo mismo con mi patrón de Swapetines de este año. Por el momento ya le he cambiado la puntera, y no descarto seguir haciendo cambios. Nota mental: Tomar nota de esos cambios, habrá que repetirlos porque, si no recuero mal, mi sorprendida tiene dos pies.

5 comentarios:

Belen dijo...

a mi también me encanta el ganchillo. me relaja muchiiiiisimo! ahora por eso estoy pasando por una fase poco ganchillera!

Eugeac dijo...

Que bonitos. Yo estoy auto aprendiendo a hacer amigurumis, si o si necesito un patrón. Debe ser hasta que le tome la mano, no?.

Mamá Carmen dijo...

Me encanta el ganchillo, también estoy en esa fase, aunque compagino con la fase "calcetinera". Y tu ganchillo gigante es genial, yo lo pondría en un lugar muy visible. Saludos y que sigas así de ocupada, es una muy buena señal.

Nutsue dijo...

Le daría un mordisco a esas verduras!!! ;)

David dijo...

La zanahoria es superauténtica.