22 septiembre 2009

Funda para termo

Este es un proyecto algo antiguo. Le prometí a mi compañero una funda para su termo, cansada de verle usar la misma enorme bolsa de plástico cada día. Usé tela de unos paños de cocina de la tienda sueca y unos restos de tela roja para el forro. Al principio pensé en ponerle cremallera y asa. Pero debía ser muy sencilla si realmente quería que le diera uso. Y así ha sido. Lleva unos 6 meses con ella, y la usa a diario.


Hace poco le pedí que me dejara fotografiarla para mi blog. Quiso que esperase a que la lavara y planchara un poco. No le dejé, y claro, la luz no era la mejor, pero lo de sacarla a la calle para hacerle fotos habría sido demasiado para el.

Me encanta tejer y coser, me encanta regalar las cosas que hago, pero lo que mas me gusta de todo es ver a esas personas usar las cosas que les regalo. Es tremendo!! Hace poco vi a mi hermana abrir su bolso y entreví uno de los primeros pilukis que cosí para ella, totalmente amorfo ya y medio decolorado de tantos lavados. Se que es una tontería, pero me conmueve hasta las lágrimas.

Igual estoy muy sensible, también es posible. Pero a que mola?

8 comentarios:

Muir dijo...

Pues puede que yo también esté muy sensible, pero... ¡síii! A mí también me encanta ver que usan mis regalos. Mi "éxito" más inesperado fue mi suegra a la que aún le suelo ver puestos -en su casa, que ya están de lo más ajados- los chalecos que le tejí. En cuanto a lo contrario... ¡da una rabia cuando no lo hacen! Fíjate que le hice un ajuar a mi sobrinita justo al principio de mi embarazo y jamás le vi puesto algo de lo que le tejí. Al principio pensé que quizá no era su estilo, que preferían algo más moderno; el día que la ví con un jersey del mismo estilo -puesto incesantemente a todas horas- y que no era ninguno de los seis (siete si contamos el conjunto que les regaló mi madre) que yo le había hecho, ¡juré en todos los idiomas que conozco que jamás les volvería a regalar algo hecho por mí! Al añito de la nena les regalé un conjuntito del estilo de lo que le he visto puesto(comprado, que ni tiempo tengo ni pienso perderlo para ellos)y mi cuñada me volvió loca para cambiarlo. Así que... ¡nunca más!

Al final será que la cuestión es encontrar aquellas personas que de verás se merecen y van a apreciar el regalo y el trabajo que supone hacerlos. Un abrazo y ¡feliz día! :)

violetazul dijo...

Pues será el otoño, o que somos sensibles de por sí, pero a mí también me conmueve ver usar lo que he hecho y he regalado!
Tu bolsa hecha y regalada, muy chula, por cierto!
Besos

Carl@ dijo...

Me encanto la funda para el termo!
No todo el mundo sabe apreciar las cosas hechas a mano.
Por andaras sencible? Por algo en especial o es la epoca?
Besos enormes

Mara Jade dijo...

Es estupenda!!

Por lo único q tengo ganas de q haga un poco de fresquito (por unos días) es para poder ponerme las preciosas manoplas q me tejiste :-*

Little Green Doll dijo...

Tienes razón, cuando ves que alguien a quien le has regalado algo lo está utilizando, te emocionas! Muy chula la funda!

SIONA dijo...

¡yo también te doy la razón! aunque mi perro se coma tus regalos jis jis jis ...
gracias por lo de ayer ¡un beso!
SIONA

Ammortus dijo...

a veces lo malo Pilarcita es que la gente no aprecia las cosas hechas que tu haces, esas definitivamente están fuera de mis lista de regalos.
Pero hay otros que sea lo que sea te hacen feliz pues valoran lo que les des, esos siempre están en mi lista de regalos, jajajaja

Vega dijo...

Preciosa entrada, Pilar. Emociona leerla. A mí me pasa lo mismo cuando veo a Andrés con un par de calcetines que le tejí. Ver que una es capaz de crear algo útil, de regalar algo que ha costado más esfuerzo que el de una simple compra, que ese algo gusta y es utilizado con cariño, regocija. No estás sensible. Al César, lo que es del César.