14 octubre 2009

Crisis

Las últimas días me han puesto a prueba en muchos sentidos, pero sobre todo laboralmente. En estos días no se bien si se sube o se baja, si es si o es no, si es blanco o colorao. Y claro, la cosa esta complicada, así que toca apretar el culo contra la banca y seguir al pie del cañón, y hacer lo mío y callarme la boca y esperar a ver que pasa. Esperar, que fácil. La verdad, no se que va a pasar, pero la incertidumbre no es buena, y ahora mismo solo tengo de eso, a kilos.

Y no debería quejarme, lo se. Hay mucha gente que no tiene trabajo ni medios de conseguir uno a corto plazo. Tengo la suerte de haber sido bendecida con buena salud y un buen compañero de fatigas. Se que tengo suerte, pero siento que he tocado techo aquí, y que era un techo muy bajo.

Una buena amiga mía dice que a mi los descoloques me duran poco, y pronostica que estaré haciendo bromas y riéndome del mundo en menos que miente un tertuliano de la tele. Sigo esperando.

Mientras tanto me tomaré un descanso, que me hace mucha falta. Nos vemos pronto :)