25 mayo 2006

De cine


Acabo de ver la tan polémica y apocalíptica El Código Da Vinci. No se me han caido las orejas, no he recibido ninguna notificación tipo "Estimada Pilar : Vas a ir al Infierno. Que pase un buen día. Firmado: San Pedro" He de decir que me gustó el libro, y me gustó la pelicula. Claro que el buen señor debería cambiar de esquema narrativo. Si hubiese empezado por a leer sus libros por el primero probablemente no habría leido el codigo. Es algo así:

Tras un macabro crimen se busca asesoramiento de un genio en encriptacion, simbología o similar, que accidentalmente desvela un hecho tan insolito que amenaza con destruir el mundo tal y como lo conocemos. Durante una ardua persecución contará con la ayuda de alguien aparentemente inofensivo, que finalmente será el cerebro detras de toda la trama, y al que finalmente vencerán los buenos en una vuelta de tuerca tan insólita como todo lo anterior.

Multiplicad esto por cuatro y habremos leido todos los libros de Dan Brown.

Para quitarme el regusto católico me he alquilado La Vida Secreta de las Palabras, de Isabel Coixet. Ya la había visto en el cine, o sea, que ya me había hartado a llorar con ella. Todas sus peliculas me hacen llorar a moco, no puedo evitarlo. Está tan bien hecha que parece real. Los actores están soberbios. En fin, que me voy a por mas pañuelos.

3 comentarios:

Démonée dijo...

A mí tb me ha gustado mucho y me enamora perdidamente el personaje de Tim Robbins. Qué ternura!

nun dijo...

Yo siempre estoy a punto de alquilarla y luego nada. me da un no-se-qué tener que sufrir mucho mirándola y la verdad es que hay mucha gente que me la ha recomendado, no se si esperar a tener alguno de esos días horribles para acabarlo de rematar....

Lolita Blahnik dijo...

Huy, tengo la vida secreta de las palabras en casa y pensaba verla esta tarde casualmente, pero creo que hoy paso no tengo ganas de llorar, que soy muy llorica yo.